Archivos de la categoría Sin categoría

Algunos puntos de vista para investigar lo social

Desde cada una de las ciencias sociales se proponen distintos niveles de observación mediante los cuales se construyen objetos sociales de diferentes características pero también con extensiones diferenciadas. Muy esquemáticamente, encontramos tres distancias de observación que generan perspectivas que construyen diferentes objetos:

  • una perspectiva macro desde la que se describen objetos complejos y extensos como la sociedad, la cultura o el sistema discursivo con sus respectivos elementos de conflictos claves: clases sociales, estilos de vida o discursivos, acciones, géneros y modos y medios de comunicación;
  • una perspectiva medium, más cercana al fenómeno social, en las que observamos escenas de intercambio y conflicto: relaciones productivas, situaciones de exposición o lectura de obras de arte o equivalentes y de percepción de medios;
  • y una tercera perspectiva micro en la que se enfocan productos: objetos industriales o artesanales, textos artísticos o mediáticos.

En términos generales, esta perspectiva está relacionada parcialmente, por un lado, con lo que se denomina microhistoria (Revel 2005) y también se relaciona, por el otro, con la microsociología en tanto que “teoría de los momentos comunes”  (Joseph 1999: 115). Pero parece imposible hablar de una microsemiótica porque, si bien es inevitable en algún momento referirse a cuestiones macro, el oficio del analista semiótico es micro.

Sólo para mostrar que este esquema es duro pero suficientemente abarcativo frente a diferentes problemáticas de lo social, veamos cómo funciona respecto, como ejemplo, de la alimentación: una sociedad, desde un punto de vista macro, se alimenta privilegiando lo recolectado o lo cultivado, lo animal o lo vegetal, lo crudo, lo asado, lo industrial o lo natural, etc. Desde un punto de vista medium, lo hace en lugares privados o públicos, individual o grupalmente, etc. Y desde un punto de vista micro compone su dieta con platos que construyen menús.

Para comprender el funcionamiento de una sociedad, una cultura o un sistema discursivo, es evidente la necesidad de articular los tres niveles. Este libro está construido aceptando que esa articulación entre perspectivas no es sencilla, y menos automática, y que la novedad del sistema—lo no sabido, lo que cambia las concepciones acerca de los niveles medium y macro—se captura genéricamente en el nivel micro. De todas maneras, en la explicación científica no se trata de pasar de lo simple del dato micro a lo complejo del modelo macro, ni de lo inverso, de la complejidad de lo observado a la simpleza del sistema, sino que se trata, siguiendo a Lévi-Strauss (1964: 359), de la “sustitución de una realidad menos inteligible por otra más inteligible”.

La ventaja que presenta la elección de un enfoque de investigación que acentúe el esfuerzo en ese análisis micro, desde la materialidad textual que va produciendo la sociedad, es permitir la incorporación de novedades de conocimiento a nuestras concepciones acerca del conjunto del devenir social; en cambio, el camino inverso suele presentarse como una barrera que impide el avance novedoso.

En términos generales, el efecto de opinión apocalíptico o integrado que aparece en la sociedad frente a un fenómeno nuevo responde al privilegio de lo macro. De ningún modo consideramos secundaria la información proveniente del conocimiento de áreas extensas del funcionamiento social, pero el esfuerzo innovador debe estar puesto en contribuir a la observación desde lo micro. Recién desde allí es posible establecer conclusiones sobre aspectos más generales de la vida discursiva y acerca de relaciones de lo discursivo con otros ámbitos de la vida social. Por supuesto que estas observaciones son válidas estrictamente sólo para el desarrollo de investigaciones y no necesariamente son aplicables al “pensamiento en general” sobre nuestros temas.

El traer a la escena lo teórico y lo metodológico y técnico por un lado, y la constitución del objeto de estudio por el otro, permite dar un lugar a dos sesgos de enfoque que, en sus extremos, podríamos denominar aplicacionismo y adhoquismo (en el sentido en que se diferencia investigación ad hoc de investigación sistemática). Hay aplicacionismo cuando, privilegiando los modelos teóricos, metodológicos y técnicos utilizados, se fuerza al objeto de estudio hasta deformarlo de tal modo en las características que lo hacen reconocible para la sociedad que, quien lea el informe pueda discutir su propia existencia, al menos en los rasgos que lo distinguen allí. Hay adhoquismo, en cambio, cuando hay enfoque directo sobre el objeto y, a partir de las observaciones se van construyendo modelos de descripción y explicación que acompañan el conocimiento que va generando la propia observación.

Existe la tentación de resolver con supuesta elegancia esta cuestión mediante dos procedimientos. Una posibilidad es la búsqueda de un punto medio de respeto, tanto a lo teórico, como al objeto; la otra es acudir a la metaforización, mediante el recurso al tan útil término de tensión al que se debe volver recurrentemente. Sin embargo, conviene observar que entre el modo de sesgar de ambos extremos existe una diferencia irreductible de estatuto.

Mientras del lado del aplicacionismo el riesgo es, en el mejor de los casos, que se tiña de un gris indiferenciador el conjunto de una investigación y, en el peor, caer en lo esquizoide o en lo risible, la situación desde el adhoquismo es totalmente distinta. Imaginemos el caso de alguien que –simplemente, sin más ayuda que el sentido común o algún ordenamiento lógico formal—se dedica con obsesión a observar—y a anotar el resultado de sus observaciones—algún objeto, uso o práctica social ya muy estudiado; es muy posible que si presenta el resultado final de su tarea, pueda criticársele falta de eficiencia (porque si hubiese utilizado bibliografía ya existente podría haber ahorrado tiempo y esfuerzo) pero si puede dar cuenta de algún aspecto novedoso, que había pasado desapercibido en los trabajos previos, con seguridad su tarea será considerada eficaz, y se inscribirá, de allí en más, en la serie bibliográfica específica.

Estos apuntes, como se ve, no pretenden cerrar los problemas sino mantenerlos abiertos pero evitando derivas innecesarias.

Bibliografía mínima

Fernández, J. L. (2012). La captura de la audiencia radiofónica. Buenos Aires: Líber Editores.

Joseph, I.  (1999). Erving Goffman y la miscrosociología. Barcelona: Gedisa.

Lévi-strauss, C. El pensamiento salvaje [1962] (1964). México: FCE

Revel, j. [1984] (2005).    Un momento historiográfico. Trece ensayos de historia social. Buenos Aires: Manantial.

Relaciones entre espacios sociales y mediáticos

La mediatización está por fin en el centro de la escena de la preocupación social y académica y ello tiene consecuencias: ya vemos mucha pena y grandes masas críticas denunciando las nuevas amenazas. Es que no es posible siquiera mirar un video en Youtube sin que la plataforma te recuerde su presencia, al menos como soporte y contacto con otros espectadores.

El avance de las indagaciones sobre el campo, en el mismo movimiento con el que pone límites a las esperanzas acríticas sobre las consecuencias positivas de las mediatizaciones, permite desplegar nuevos focos de atención generados por la vida social, que tienen una relación más o menos cercana con la mediatización.

Las relaciones entre movilidad y mediatización, para tener un cuenta un campo que arde académica e industrialmente, están cambiando, no sólo las mediatizaciones sino las relaciones entre tiempos muertos y tiempos vivos de la vida social y poniendo en evidencia los límites que encuentran los individuos, cada vez más en condiciones de generar comunicaciones en 360º, para utilizar esos recursos. La selfie de pies es una marca de ese límite: si bien muestra la riqueza y complejidad figurativa del punto de vista picado y hasta cenital, muestra límites en la innovación de contenidos.

Como ejemplos de las novedades y permanencias que enfrentamos, consideremos las diferencias entre broadcasting (pocos emisores a muchos receptores) y networking (todos los emisores para todos los receptores) por un lado y ubicuidad (capacidad de una mediatización para alcanzar a un receptor en movimiento) y movilidad (capacidad de una mediatización para aceptar producciones, emisiones y recepciones) (ver en esta edición el artículo de Logan y Scolari). Si bien no profundizaremos en cada celda, sirva esta doble oposición y sus cruces para organizar fenómenos de presencia cotidiana en la actual vida mediática.

 

Ubicuidad

 

Movilidad

 

Broadcasting

 

Radio

 

Tweets masivos, canales masivos en youtube, etc.

 

Networking 

 

Auto download, recepción de posteos de diversas redes

 

Posteos varios, Foursquare y sucesores, etc.

 

Como vemos, la radio am/fm ocupa un lugar solitario, en medio de las grandes transformaciones mediáticas: todavía nada compite plenamente con ella para acercarnos información, música, publicidad, humor, etc. mientras estamos en movimiento o trabajando. Las televisiones aptas para la ubicuidad siempre dejan afuera al que conduce un auto o utiliza la visión para su actividad. El google glass, por su parte, cuya visión no competiría con la visión necesaria para manejar, está en etapa experimental y ha sido cuestionado en varias ciudades importantes. Por lo tanto, en una celda que tiene plena actualidad, un medio tradicional sigue reinando.

La celda que combina ubicuidad con networking, cruce que, en términos generales, se ha valorado poco, muestra la posibilidad de dos actividades absolutamente diferentes: por  un lado la escucha de material sonoro seleccionado individualmente (única competencia real a la radio) y, por el otro, el uso como receptor de la producción del networking como fuente de información; es decir, una posición pasiva de recepción, como de broadcasting,  frente a emisiones que exceden en cantidad y calidad a las que produce el sistema centralizado por sí mismo.

El desarrollo de las redes no sólo produce efectos networking, ya en redes sociales que a pesar de su denominación habitual han superado el microblogging para convertirse en auténticos nuevos emisores en broadcasting (avatares de tweeter con millones de followers, canales de Youtube con millones de descargas, etc.), y esas publicaciones se pueden realizar desde la movilidad de un smartphone o una tablet.

Por último, la celda que combina movilidad con networking es, por supuesto, la que debería convocar todas las novedades de las nuevas mediatizaciones en red. Sin embargo, organizado así el esquema, parece que se condensan las mediatizaciones, por decir así, más primarizadas: las que relacionan grupos de amigos (límite de 5000 contactos en fb) o las localizaciones, que si bien crecen, lo hacen de una manera especial, con dificultades de fijación de uso: no todos quieren o pueden estar localizados y las opiniones sobre consumos personales (comida, ropa, etc. en lugares cercanos) no se les aceptan a cualquier desconocido o conocido virtual.

Desde ya que estamos en un nivel de esquematismo fuerte y que oculta muchas variables que están actualmente en desarrollo (por ejemplo, Facebook tiende a dejar de ser ‘red de amigos’ para convertirse en una plataforma de interacción más compleja, entre individuos y sistemas mediáticos?). Pero sólo con esas sencillas y limitadas descripciones vemos que estamos en otra etapa de la comprensión de las mediatizaciones, a la que podríamos entender claramente como ‘post-fundacional’. Es teniendo en cuenta esa diversidad de mediatizaciones que estamos analizando ahora fenómenos como los de las figuras y los espacios políticos, los espacios urbanos y sus interacciones, mediáticas o no, las industrias culturales y cada rincón de vida social que exceda el cara a cara.

Bibliografía mínima

Fernández, J. L. (2014) Música, movilidad y mediatizaciones del sonido: tensiones entre broadcasting y networking. En: Actas del VII Congreso Internacional de Semiótica de la Federación Latinoamericana de Semiótica, febrero. San Luis Potosí. Ver en: https://www.academia.edu/12892803/M%C3%BAsica_movilidad_y_mediatizaciones_del_sonido._Tensiones_entre_broadcasting_y_networking

Igarza, R. (2009) Movilidad y consumo de contenidos. En: Burbujas de ocio. Buenos Aires: La Crujía.

Scolari, C. y Logan R. (2014) El surgimiento de la comunicación móvil en el ecosistema mediático. En: L.I.S. Letra. Imagen. Sonido. Ciudad mediatizada, Nº 11. Buenos Aires: Fernández y Equipo UBACyT S094-FCS-UBA. (Traducción: Betina González). Ver en http://www.revistalis.com.ar/index.php/lis/article/view/154/152

 

Evaluación de comunicaciones políticas

Estamos en días de muchas opiniones sobre comunicación política. La actividad del gobierno argentino y de la oposición, la campaña en USA, las intervenciones de sus candidatos y sus debates y la situación española, trabada en lo político, pero ardiendo en la discusión y en lo comunicacional, etc., estimulan las evaluaciones más o menos técnicas. Por supuesto que la evaluación comunicacional es una práctica básica de todo ciudadano, pero la preocupación de CISA es que a muchos de esos ciudadanos no les interesa sólo opinar sino también intervenir, y hasta innovar, en los intercambios político-comunicacionales. En ese contexto, puede resultar útil recordar algunos principios de evaluación que eviten tres riesgos básicos cuando se evalúa: la repetición, el prejuicio y la atribución a los otros de opiniones que sólo son aceptables por un sector. Alguno de esos principios:

  • Nunca una pieza o una acción comunicacional es equivalente a una campaña.
  • Cualquier pieza o acción comunicacional puede dañar una campaña
  • Cuando analice una comunicación, debe garantizar que utiliza las mismas herramientas que aplica sobre todas comunicaciones equivalentes y que compiten entre sí.
  • Desconfíe siempre cuando un análisis da como resultado una evaluación negativa sobre una fuerza política con la que no acuerda.
  • Siempre preocúpese más por las comunicaciones propias que por las de sus adversarios, sobre ellas será más fácil actuar.
  • Salvo que aplique metodologías específicas y diferenciadas, nunca confíe en que ud. advierte lo que otros no.
  • Nunca confunda falta de interés con acuerdo o desacuerdo: diferentes sectores otorgan pesos diferentes a aspectos comunicacionales.
  • Todo lo que se publicó, lo más pautado o lo menos pautado, pueden generar memoria negativa o positiva; la memoria no está bajo el control de los emisores.
  • Siempre recuerde que sobran las explicaciones sobre las razones  comunicacionales que llevaron a algún éxito político y que el análisis de las comunicaciones perdedoras es, o superficial, o inexistente.
  • Nunca confíe para evaluar ni aún en sus sensaciones más primitivas (asco, odio, envidia, indignación, etc,); no se distribuyen equilibradamente en ninguna población.
  • Cada vez que frente a una evaluación aparecen expresiones del tipo: ‘nunca mejor dicho, lo comparto’, desconfíe del circuito que va a recorrer ese apoyo.

Seminario: EL ESTUDIO DE LAS MEDIATIZACIONES. EL CASO DE LO MUSICAL

Fundamentación general

Este Seminario, preparado para la Maestría de Análisis del Discurso, FFyL-UBA, se propone para presentar propuestas metodológicas y resultados de investigación, desde diversas perspectivas convergentes, aunque con un sesgo sociosemiótico, sobre las mediatizaciones en su desarrollo histórico hasta la actualidad.
Los contenidos a exponer son en gran parte producto de sucesivos proyectos de investigación grupal, con subsidios UBACyT, desde 1995 a la fecha. A pesar de ese enfoque desde la propia producción, se hará el esfuerzo de vincular los contenidos con problemáticas más generales dentro del campo del análisis cultural. Ello permitirá contribuir a los diferentes desarrollos de investigación que realicen los doctorandos que cursen el seminario.
Se privilegiará la temática de las mediatizaciones de lo musical porque, como se ve claramente en la actualidad, pero ya habíamos investigado en períodos anteriores, la vida de lo musical está íntimamente ligada a la de las mediatizaciones desde fines del siglo XIX. Así como ella fue una de las naves insignias del éxito de la mediatización masiva (broadcasting), con consecuencias tanto desde el punto de vista cultural y musical, como del de la construcción de una industria extendidamente exitosa, esa industria es cuestionada hoy por las mediatizaciones en red (networking) que llevan a dudar de la sostenibilidad económica de esa misma industria.
La sociosemiótica de las mediatizaciones se ha construido progresivamente en relación y en conflicto con otros enfoque sobre la vida discursiva, mediática y genéricamente cultural. Nuestra perspectiva trata de articular la especificidad de los discursos con los modos en que la sociedad los denomina, clasifica e interpreta. Todo discurso está en relación con otros discursos y desde esas relaciones genera gran parte de su producción de sentido. Por eso, cuando reconstruimos el pasado de las mediatizaciones, a nuestra perspectiva la denominamos semiohistórica y cuando tratamos de comprender las consecuencias en la creación y la performance musicales, la ponemos en articulación con los saberes que la etnomusicología vienen aportando al conocimiento de los lenguajes y las vidas de lo musical.
Luego de la constitución de la música como material disponible para el espectáculo y el entretenimiento, a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, las convergencias entre música y mediatización pueden organizarse en dos momentos que fueron agregando fenómenos sin abandonar los previos:

  • Momento broadcasting segmentado a su vez en dos submomentos:
  • audio: la convergencia entre fonógrafo y radio genera la industria musical en broadcasting; el momento cuenta con el apoyo clave de lo gráfico y lo cinematográfico es un fenómeno lateral. Los fans son relativamente abstractos.
  • audiovisual: sin que desaparezca el momento audio, con el despliegue de la televisión se expande la presencia mediática de la performance interpretativa y, al mismo tiempo, estallan los recitales en vivo de escala masiva. El broadcasting converge con un face to face distanciado de los músicos pero cercano entre los fans. Es el momento en que se llega al Hi-Fi y se produce el escándalo estereofónico.
  • Momento Postbroadcasting: el networking incluye la relación entre el formato mp3 y la explosión de la Internet, ataca profundamente al sistema industrial del broadcasting. Nuevas radio, nuevos sitios de distribución y ahora, hasta de producción musical, cuestiona el lugar de los majors y de los medios masivos. Una de las consecuencias es el crecimiento de las redes de recitales de pequeño formato y callejeros. Entre otros aspectos, músicos y fans vuelven a convivir en espacios cercanos.

 

Objetivos Generales:

  •  Justificar la importancia del estudio de las mediatizaciones, sus desarrollos y sus consecuencias socioculturales.
  •  Presentar meetdologías para su estudio.
  •  Enfocar las mediatizaciones de lo musical como campo de desenvolvimiento sociocultural de las mediatizaciones.
  •  Desarrollar Etapas y Casos: Espectáculo y ejecución musicales: cara a cara, broadcasting y networking.

 

Objetivos Específicos:
– Discutir la necesidad y el alcance de las mediatizaciones para la comprensión de la vida sociocultural.
– Exponer acerca de las características específicas de los resultados de la mediatización de lo música y de su importancia para la constitución del actual sistema de medios en la sociedad.
– Discutir esas características específicas de la mediatización con las de otras áreas de la cultura.
– Presentar las periodizaciones de la mediatización de lo musical y las diversas metodologías puestas en juego: semiohistoria, sociosemiótica de las mediatizaciones y etnomusicología.
– Presentar resultados de investigaciones sobre mediatizaciones de lo musical tanto a nivel discursivo como metadiscursivo.
– Estimular la aplicación de esas metodologías para su aplicación por los doctorandos.
– Discutir, desde las perspectivas y experiencias presentadas, los trabajos de investigación que estén realizando los cursantes.
– Generar monografías de aplicación de la problemática expuesta, sea sobre objetos nuevos, sea sobre aquellos que ya vienen estudiando los maestrandos.

 

Contenidos y Bibliografía

Unidad 1:
Presentación general y justificación de la importancia de las mediatizaciones, entre ellas especialmente las del sonido. La música y las mediatizaciones. Introducción metodológica: semiohistoria, sociosemiótica de las mediatizaciones y etnomusicología. El estudio de las redes. La constitución de la música como espectáculo: la perspectiva semiohistórica.
– Eco, U. “Cultura de masas y ‘niveles’ de cultura”, en Apocalípticos e integrados. Barcelona, Lumen, 1985 (8va. Ed.).
– Fernández, J. L. – La captura de la audiencia radiofónica. Buenos Aires, Líber Editores, 2012. Partes I y II.
– Fernández, J. L. “Modos de producción de la novedad discursiva”. En: Fernández, J. L. La construcción de lo radiofónico (Director). Buenos Aires, La Crujía, 2008.
– “Periodizaciones de idas y vueltas entre mediatizaciones y músicas”. En: Postbroadcasting. Innovación en la industria musical (Coordinador). Buenos Aires, La Crujía, 2013.
– Huyssen, Andreas. “Introducción” y “La dialéctica oculta: vanguardia-tecnología-cultura de masas”, en Después de la gran division. Buenos Aires: Adriana Hidalgo, 2002.
– Jenkins, Henry. “Adoración en el altar de la convergencia. Un nuevo paradigma para comprender el cambio mediático” y “La guerra de las galaxias de Quentin Tarantino? La creatividad popular se enfrenta con la industria mediática” en Convergence Culture. La cultura de la convergencia de los medios de comunicación. Barcelona,Paidós, 2006
– López Cano, R. “Musicologías vs. Etnomusicología ¿Un falso debate?” En: Etno-Boletín Informativo de la SIbE 16, pp. 6-10, Versión on-line: www.lopezcano.net, 2007.
– Neubauer, J. “Hacia una música autónoma”, Cap. XII de La emancipación de la música [1986]. Madrid, Visor, 1992.
– Carmona Jiménez, J. Tensiones de la etnografía virtual: teoría, metodología y ética en el estudio de la comunicación mediada por computador, Universidad de Playa Ancha (Chile), en: Revista Faro – Nº 13 http://web.upla.cl/revistafaro/n13/art03.htm

Unidad 2:
Broadcasting y mediatización del sonido: contextualización de un salto discursivo sin precedentes. La música en el sistema fonográfico-radiofónico; lo industrial. HI-Fi y estereofonía: mediatización y creación musical.
– Chion, M. “El corte”. En: El sonido [1998].Barcelona, Paidós, 1999.
– Equipo UBACyT SO 24 (Dtor.: Fernández, J. L.) “Momentos de visualidad en lo fonográfico” con Equipo UBACyT S024 – Sub Grupo Fonógrafo. Dtor.: José Luis Fernández. En: L.I.S. Letra, imagen, sonido. Ciudad mediatizada Nº 2. Buenos Aires, UBACyT, 2do. Semestre de 2008. http://semioticafernandez.com.ar/wp-content/uploads/2010/12/2-LIS2-VisualidadFonografo-JLFEquipo.pdf
– Fernández, J. L. “El hojaldre temporal de lo radiofónico”. En: Figuraciones I y II. Buenos Aires, IUNA, 2003. http://www.revistafiguraciones.com.ar/numeroactual/articulo.php?ida=22&idn=1&arch=1#texto

Unidad 3:
Broadcasting y mediatización audiovisual. La música en el cine: una lateralidad importante. La explosión del broadcasting televisivo y de los recitales masivos. Música en broadcasting: la perspectiva de la sociosemiótica de las mediatizaciones.
– Carlón, M. “ Un marco para estudio de lo televisivo y lo cinematográfico: del Sistema de las Bellas Artes al Sistema Técnico Indicial”. En: De lo cinematográfico a lo televisivo. Buenos Aires, La Crujía, 2006.
– Chion, M. “El contrato audiovisual”, en La audiovisión. Barcelona, Paidós, 1993.
– Di Liscia, O. P. “Algunas reflexiones sobre la espacialidad del sonido en el marco de la producción discográfica comercial y la música electroacústica”. En: LIS. Nro 5, Año III, Buenos Aires, 2010. http://semioticafernandez.com.ar/wp-content/uploads/2012/03/12-LIS5-EspacialidadSonido-OPDL.pdf
– Koldobsky, D. “El fonografismo visto desde el cine”. En: (1er. Semestre 2008)) L.I.S. Letra, imagen, sonido. Ciudad mediatizada Nº1. Buenos Aires: UBACyT. http://semioticafernandez.com.ar/wp-content/uploads/2010/09/9-LIS1-FonografismoyCine-DK.pdf

Unidad 4:
Networking y medios de sonido: digitalización e Internet. ¿Radio peer to peer? ¿Broadcast yourself? Medio, industria y distribución. Redes sociales y redes musicales face to face. Pastiche, reciclaje musical digital, mashup, sampleo, remix, dub. LastFM, Bandcamp, Soundcloud: experiencias para superar el delivery? Vorterix: una propuesta de articulación broadcasting/networking/f2f. La articulación de la perspectiva de la sociosemiótica con la etnográfica. Postbroadcasting como sistema?
– Calvi, J. C. (2004) Los sistemas de intercambio de usuario a usuario (P2P) en Internet. Análisis de una lógica de distribución, intercambio y reproducción de productos culturales. Tesis de doctorado. Madrid, Universidad Complutense, Facultad de Ciencias de la Información. ISBN: 84-669-2697-6. http://biblioteca.ucm.es/tesis/inf/ucm-t27528.pdf
– Fernández, J. L. “Broadcast yourself: ¿oxímoron o confusión entre medios?, en Comunicar Nº 33. Huelva, Grupo Comunicar, 2009. http://www.revistacomunicar.com/index.php?contenido=detalles&numero=33&articulo=33-2009-07
– Fernández, J. L “Periodizaciones de idas y vueltas entre mediatizaciones y músicas”. En: Postbroadcasting. Innovación en la industria musical (Coordinador). Buenos Aires, La Crujía, 2014.
– López Cano, Rubén, “La vida en copias: breve cartografía del reciclaje musical” en LIS. Nro 5, Año III, Buenos Aires, 2010. http://semioticafernandez.com.ar/wp-content/uploads/2012/03/14-LIS5-ReciclajeMusicalDigital-RLC.pdf
– Reynolds, Simón, “Psicodelia digital”, “Sampleo y paisaje sonoro” y “¿Se terminó el underground”, en Después del rock. Psicodelia, postpunk, electrónica y otras revoluciones inconclusas. Buenos Aires: Caja Negra, 2011.
– Scolari, C. “De los nuevos medios a las hipermediaciones”. En: Hipermediaciones. Elementos para una teoría de la interacción digital. Barcelona, Gedisa, 2008. http://es.scribd.com/doc/33115187/Scolari-De-Los-Nuevos-Medios-a-Las-Hipermediaciones

MODALIDAD DE TRABAJO Y EVALUACION:
Cursado presencial, con la incorporación de formato de taller de investigación a partir de la mitad de la cursada
El esquema general de trabajo en cada reunión será el siguiente:
 Exposición de la problemática general puesta en juego.
 Exposición de un caso y sus bordes, según el cronograma indicado.
 A partir de la Clase 3, los cursantes deberán ir presentando sus propuestas de monografía, clave en la evaluación final.
Es requisito indispensable cumplir con el 75 % de asistencia a las clases.
La monografía podrá referirse a:
 La manifestación de problemas de dispositivos y redes en la actualidad y su aporte a la construcción discursiva, en el marco de las líneas de investigación en las que ya estén investigando los cursantes.
 Análisis de casos de mediatización del sonido, aplicando metodologías de análisis del discurso o semiohistórico al corpus seleccionado.
 Análisis de casos de metadiscursos gráficos acerca de fenómenos musicales de los medios de sonido.
 Casos de vida musical intersticial urbana (difusión en redes, presencias en locales pequeños, grabaciones publicadas en redes).
La monografía deberá incluir una presentación, objetivos, metodología y muestra sobre la que se va a aplicar, descripción del corpus seleccionado y conclusiones basadas en esa descripción.
Deberá estar escrita en Word, formato de papel A4, tener una extensión de alrededor de 10 páginas, incluyendo al final la bibliografía utilizada que, obligatoriamente, deberá haber sido en parte propuesta por el seminario y en parte aportada por el cursante.