Apostillas comunicacionales básicas para presidenciables

Aquí estamos preocupados  porque al país le vaya bien y, para ello, consideramos que debe llegar a presidente el mejor. Estas apostillas sólo sirven para que el mejor, si lo hay, no la embarre o le deje el campo comunicacional libre a un adversario mediocre. Las apostillas están basadas en rasgos observables, el desarrollo de las campañas nos estimulan a realizar más por el bien común.

  • Lo primero que tiene que quedar en claro, y ser verosímil, si ud. apuesta al triunfo, a dar batalla, a fijar los votantes propios o a dar testimonio como estrategia de conocimiento. Como ve, es fácil para cualquiera detectar quiénes son presidenciables.
  • Si discute con varios candidatos, piense que si no son adversarios reales, ganar discusiones resta más que sumar.
  • Si está en condiciones de ganar, se notará en que sus propuestas se relacionan con situaciones verosímiles de la sociedad.
  • Si tiene propuestas, trate de que esas propuestas no excluyan a la mayoría de la población.
  • Si no tiene propuestas y piensa que hay que hacer lo que ‘la gente quiere’, considere  que no hay que prometer soluciones a las primeras preocupaciones que pide ‘la gente’, sino una combinación de ellas que acumule votantes.
  • Si habla en broadcasting por la tele, no mire a la cámara para hacer contacto  con la audiencia; el caso explicado por Eliseo Verón es muy particular y puede quedar como maleducad@ con sus interlocutores.
  • Si habla por la radio, primero que nada que se entienda. Si fracasó el fonoaudiólogo no lo salvará la población.
  • Si no está en condiciones de hacer una campaña de comunicación profesional en los espacios cedidos a los partidos imagine cómo será evaluad@ para ser presidente.
  • Recuerde que cuando se muestre con sus seguidores es clave que parezcan espontáneos.
  • Cuando se muestre con sus seguidores en los medios, tenga en cuenta que no lo ven a ud. solo: l@ ven a ud. con sus seguidores (recuerde lo de inclusión / exclusión de posibles votantes).
  • Cuando publique en las redes, aclare desde el principio si es ud. o l@s compañer@s los que responden… luego del error es tarde y hay ejemplos…
  • Si ud. corta un mensaje largo en 10 posteos de 140 caracteres, tenga en cuenta que sus adversarios elegirán precisamente el que no le conviene.
  • Recuerde que la repetición de un gesto o de una comunicación novedosa, que se consideraron exitosos, destruye la novedad. Si va por ese camino, hagas cosas nuevas.
  • Una innovación en política no genera éxito, aunque sea una gran innovación: lo innovador requiere aprendizaje para ser comunicado.
  • El desenfado a veces funciona, pero en general hasta que alguien considerado serio y respetable lo mira detenidamente y sin sonreír.
  • Una acusación, sólo sirve si es verosímil. Su adversario debe ser ‘acusable’ antes que acusado. Su ud. es acusable sólo se puede rogar a dios o equivalentes.
  • Recuerde que la complejidad de una campaña es gasto y que el gasto no combina bien con la austeridad.
  • Una denuncia de corrupción tiene espacio en un medio adicto al acusador, en los medios opositores se aceptan denuncias inversas.
  • No es la misma situación si debe obtener 20 ó 30 puntos de votación que si duele ganar o perder 5 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *